14 de julio de 2017

Poemas extraídos del libro "Poemas Imprescindibles", Ediciones Libros de la Calle, Luis Vilchez, año 2017

Poema Imprescindible 

A Mónica

Hermano entrañable de la luna,
amante amoroso de tus ojos

corro veloz
hasta el verano de tu boca...

comienzan a acortarse las distancias
con tus besos de miel y de manzana,

con el encuentro desnudo del abrazo,
con la luna de día que te espera...

con la lluvia de enero que festeja la caricia inmensa
y el puño que resiste la tristeza...

y así, soñar el porvenir, con tu canto de pueblo
y tu esperanza diaria que me invita

a caminar por la senda de un mundo
que no tenga el destino de las multinacionales…

amorosos (nosotros y los otros)
soñar con ternura la utopía,

el horizonte inmenso de estos versos,
la canción más hermosa de la vida.


Los abrazos y los pájaros *1


Mi corazón es una piedra lanzada en el vacío
Desciende
Alza su brazo
Ella me dice adiós
Como un ahogado

Desnudo de sus ojos
Apoyé mis zapatos sobre la ciudad
Y me senté a escribir estas palabras.
Roberto Santoro



Entorpece la tarde el ladrido de los perros.
Tanto canto de pájaros no tiene precio para mí.
Ellos vienen en bandadas de etéreos versos voladores
y se abrazan a un árbol sin hojas,
pretendiendo adornar la tarde que se duerme
en este catorce de agosto de dos mil catorce,
que espera tu abrazo de ave libre.

Picoteando este poema sanador,
ellos chirrían siempre al mismo horario.
Y siguen pretendiéndome alegrar con sus miradas.
Pero la espera es larga.

El árbol ríe. Lo sé porque recién me guiñó un ojo y me sonrió,
como diciendo: “estamos vivos”.
Con gestos únicos me expresa que esta tarde
es tan solo de nosotros dos.

Yo, mujer. Él, árbol. Unidos los dos. Abrazados los dos.

Y es cierto, yo no elegí este momento, pero siempre está,
caída las seis de la tarde…

De repente son lo que son, están allí, inmensamente bellos.

La muerte y la tristeza de este mundo en conmoción
no tienen permiso para oscurecer la belleza
de este coro inmensurable de pájaros que le cantan al silencio.

A este silencio de vos y tu mirada.
A este abrazo frágil que pesa en el cuerpo
y estremece mi alma con la voz de los pájaros,
esperando nuestro encuentro.

Yo me abrazo a él. Yo lo amo. Árbol fuerte,
que te he querido tanto.

De repente las flores tienen color de pajaritos.

Son como el dibujo o las palabras de un niño.

Y también los pajaritos son como el aroma de las flores.

Y el aroma de las flores y el color de los pajaritos,
se conjugan a las ramas de los árboles.

El manzano aguamelado,
el durazno dormido,
el damasco que canta y les da la bienvenida a las aves
que (como todas las tardes) cantando a viva voz se acomodan
en la calvicie del ciruelo
y se metamorfosean en bellas hojas de distintos colores
para luego adueñarse del siempreverde
que les servirá para dormir en la noche que se acerca.

Tibios, como brasas de sol, soñarán nuestros abrazos.

Los pájaros saben más que nadie eso de esperar y de encontrar.
Eso de buscar y buscar sin perder vuelo.

Sabios son,
digamos
que
me
enseñan.

De golpe están allí: “el zorzal gato”, “el llamador”, “gorriones”,
“pito Juan”, el colibrí y la flor, “el carpintero”
y otros pájaros que cantan y (vaya ignorancia) no sé sus nombres.

Conozco como la palma de mi mano sus olores y colores.
Intuyo sus orígenes y sus identidades.

Por eso a uno lo llamé Roberto,
a otro Luis y al verdecito de pico chato y bien pelado lo llamé Enzo…
Son solo nombres que yo imagino... son solo abrazos postergados.

A vos te llamo picaflor.
Porque sé que te llamás así.
Y que sos pájaro tierno.
Pájaro vivo.
Pájaro cantor.

Pájaro que engendró mi niña y amamantó cinco horas.
Y luego lo robaron los terratenientes de la muerte y el espanto.
En esa oscura época del mundial setenta y ocho; de los lobos,
de los terratenientes de la muerte.

Cuento algunos pájaros y son ciento catorce.
Pero me faltan más.
Quiero la casa llena de abrazos y encuentros con los pájaros.
Ellos (los hermanos del olvido)
no quieren que este verso se convierta en memoria.
Pero este abrazo y este verso vuelan,
van siempre abrazaditos de esperanza.

Cantando una bandada de palabras
que están en la memoria,
mi abrazo no se muere.

Como agua de rocío esas aves nacen,
picotean las verduras de la huerta,
pero yo las dejo.

No tengo más maní ni pan que estas palabras,
que sobrevivieron del huerto de tus ojos,
que algunos llamarán poema
y que yo llamo amor, abrazo y pájaros.


 *1 Poema dedicado a Estela Carlotto, activista argentina de derechos humanos y presidenta de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo. El motivo del poema es el reencuentro con Ignacio, su nieto recuperado. 

Poemas extraídos del libro "Poemas Imprescindibles",  
Ediciones Libros de la Calle, 
Luis Vilchez, 
año 2017.

Poema de Luis Vilchez extraído del libro “Pra Frente”, Historias de vida, contexto y Educación Popular, Roberto “Tato” Iglesias. Entrevistas realizadas por Mónica Algarbe y Luis Vílchez, durante los años 2011 y 2012. Ediciones Libros de la Calle, año 2013.

Palabrotas 

Viaja el poeta cabalgado al poema. 

Viaja la guitarra, el verso, la canción .

Viajan convidando memoria, 
sueños, 
esperanzas.

Vuelan la luna y el sol que los cobija en un lecho de cristal.

Va el educador del amor contagiando necesarios encuentros populares.

 Va discutiendo el mundo, 
preguntando,
 pregonando a Freire.

Va la música astral que lo eterniza en sueños 
y en grandes multitudes el verso le acompaña.

 Va la esperanza acompañada de la lucha diaria.

Vienen de Chile, 
de Bolivia, 
de Brasil, 
de la Argentina. 

Vienen obreros, 
maestros, 
campesinos (lucecitas).

Vienen los teatreros con el titiritero.
Vienen la murga callejera, 
el circo criollo, 
las vidalas.

Viene la diosa solidaridad que los convoca, 
viene la unión popular y la osadía.

Vienen aguas frescas 
en el transparente río 
que calma la sed de las palabras.


Poema de Luis Vilchez extraído del libro “Pra Frente”, 
Historias de vida, contexto y Educación Popular, Roberto “Tato” Iglesias. 
Entrevistas realizadas por Mónica Algarbe y Luis Vílchez, durante los años 2011 y 2012. 
Ediciones Libros de la Calle, 
año 2013.


Poema de Luis Vilchez, extraído del libro ""Trelew, una ardiente memoria", Vicente Zito Lema. Publicado en Buenos Aires en 2015 en forma conjunta con las editoriales La Llamarada, Amauta Insurgente y Yulca. Se trata de una obra sustanciosa, de más de trescientas páginas, sobre la Masacre de Trelew, episodio crucial de la historia argentina contemporánea, anticipación ominosa del terrorismo de Estado que alcanzaría su máxima expresión luego del golpe militar de 1976. Reúne artículos, ensayos, poemas, testimonios y otros escritos de diversos autores. Incluye textos de Julio Cortázar, Mario Benedetti, Juan Gelman, Haroldo Conti, Tomás Eloy Martínez, Roberto Santoro, Paco Urondo, Agustín Tosco, Silvio Frondizi, Osvaldo Bayer, Eduardo Duhalde, León Rozitchner, Néstor Kohan y el propio Zito Lema, entre otros.

Hay gente como yo
A Roberto “Toto” Santoro

Hay gente que con solo abrir la boca
llega hasta todos los limites del alma
Hamlet Lima Quintana

Hay gente que dice lo que siente
que besa y te re besa

que abraza y te re abraza
que juega -que camina- que siente -que te ama-

hay gente que goza de un poema
que llora y se conmueve con textos de Cortázar

que juega a la rayuela y a la mancha rosada
que ríe a carcajadas...

porque sabe que a veces también
hay que llorar

hay gente que ha nacido de canciones
que cuando lee canta y cuando baila hace cantatas

que sabe que la vida es un inmenso canto enamorado
y sabe que la muerte... los morirá cantando

hay gente que sueña la utopía social
que es osario del verso y nada en esperanzas

que marcha con el pueblo -que protesta marchando-
que muestra descontento o solidaridad con las cosas que pasan

porque entiende que en una manifestación popular organizada
hay ángeles poetas del amor

que prohíben vivir con un candado en la birome
como en las dictaduras

hay gente que te mira bien profundo a los ojos
que alumbra tu camino cual son de sus pupilas

que sueña con amarte -que te invita a la cama-
que te ama con el alma y te propone un plan: bañarte en besos

digamos que es así:  enamorada

hay gente que despierta la memoria de la masa popular
naciéndoles poesías -pues- sabe que un poeta es un apasionado

que escribe con profunda devoción en cuerpo y alma
todo lo que el pueblo siente cuando calla

digamos que es así: apasionada

hay gente que te pide que respires tus sueños
que abras todas las ventanas del amor al optimismo

que no aflojes -que sigas caminando-
que vivas -que trabajes- que juegues y que viajes

que estudies con un sentido crítico a este mundo
que discutas amando y te enamores discutiendo

el por qué de tantas cosas
defendiendo con la muerte la alegría

digamos que es así: tan camarada

hay gente que te busca y que te encuentra
compartiendo en cualquier lugar del mundo

un mate o un café con el amigo
personajes-personas-personitas

dispuestos a conversar y abrir caminos
alimentando un pequeño espacio del bendito tiempo

que pasa y que no vuelve
que es divino

hay gente luchadora -iluminada-
que escribe lo que el pueblo olvida a diario

que alimenta memorias con sonetos
que te expresa su amor con unos versos

que te espera a la vuelta de la esquina
y te acompaña a criticar con ellos la injusticia

hay gente que es poeta o poetisa
que construye metáforas del alma

cual ansión de un poeta que sufre por su pueblo -que decae-
por el empobrecimiento y la globalización del alma

digamos que es así: liberadora

hay gente que critíca la abundancia
de los que tienen mucho -demasiado-

hectáreas -edificios numerosos-
delirios de grandeza al por mayor

y demagogia
desagradablemente impúdica

olvidando que nacieron palomitas
en muchos barrios pobres de este mundo

y en ese oído sordo de la gula
hay pobres angelitos desnutridos -de todas las edades-

que mueren sin un mísero centavo
en villas -hospitales- hospicios solitarios

digamos: son los muertos del olvido

hay gente que metafóricamente hablando es: una cagada

hay gente que te busca en una esquina
que te muestra un poema -que te ama-

que contagia la mágica locura
de escribirse la vida con el alma

maravillosos enamorados de la luna
que te invitan a soñar con la mirada

hay gente que te mira y que se mira
que detesta la prisión de los relojes

que dice que el amor es un momento
y cada nuevo día una esperanza... para nacer de nuevo

hay gente que yo llamo poetastros
-que se encierran en círculos cerrados-

que escriben con la zurda canciones de protesta
y cobran con la derecha mano el precio a su incoherencia

y con alevosía se olvidan que hay seres humanos
que leen sus ignominias literarias... pensando que son soles

hay gente que poéticamente hablando: no sirve para nada

hay gente diferente a la ya mencionada
que es leal y optimista -que ríe a carcajadas-

partidarios de ser hombres decentes
que te dan una mano -una palmada-

poetas de su pueblo que declaman verdades
que discuten la injusticia de ser unos travestis del sistema

esa podrida máquina social
que hace que un hombre deje de ser hombre

obligándolo a tener un despertador en el culo
una boleta del Prode en la cabeza y un candado en la boca

hay gente que toma como ejemplo las palabras
de un poeta popular como Roberto Santoro

para que escuchen el canto del amor de este vate
y la voz de tantos muertos que mataron los milicos

como Alberto Acosta-Rodolfo Walsh-Haroldo Conti
y otras cientos divinas voces del amor

por soñar y soñarnos
un país mejor

poetas que nostalgian como yo
o como usted que recién me está leyendo

digamos que es así: que da la cara

hay gente apasionada y que apasiona
partidarios de besarte las entrañas

que te invita a brindar por el mañana
optimistas del sol en tu ventana

hay gente que protesta por la noticia diaria:
por la incapacidad de discutirnos

por los incomunicados comunicadores
por los sordos - los ciegos y los mudos

que no quieren oír -ni ver- ni escuchar
el dolor de los pobres de este mundo

hay gente que es la voz de los destierros
porfiados portadores de protestas

que ven como se comen las vaquitas del trabajador
los propios gobernantes que el pueblo votó con inocencia

por eso los poetas testarudos y tercos
odiados por los crueles villanos del desdén

personajes del pueblo que no quieren sepultureros del olvido
ni barrios con los dientes cada vez más cariados

ni frío en los andamios de los enamorados
armados de palabras -los señores poetas-

gente que entra o entrará en algún momento dado
en todas las entrañas de almas inocentes

rogando que despierten y que griten:
¡basta! ¡basta!...

para salir a caminar con la nostalgia
en marchas de centenares de esperanzas

con ciento doce mil trescientos veinte
banderines y banderas del amor-amado

defendiendo los versos populares
y escuchando los latidos

de todos los rincones de las almas
declamando una poesía apasionada

hay gente -mucha gente-
mucha-mucha-mucha

hay gente como yo: que no se calla

Poema de Luis Vilchez, extraído del libro ""Trelew, una ardiente memoria", Vicente Zito Lema. Publicado en Buenos Aires en 2015 en forma conjunta con las editoriales La Llamarada, Amauta Insurgente y Yulca. Se trata de una obra sustanciosa, de más de trescientas páginas, sobre la Masacre de Trelew, episodio crucial de la historia argentina contemporánea, anticipación ominosa del terrorismo de Estado que alcanzaría su máxima expresión luego del golpe militar de 1976. Reúne artículos, ensayos, poemas, testimonios y otros escritos de diversos autores. Incluye textos de Julio Cortázar, Mario Benedetti, Juan Gelman, Haroldo Conti, Tomás Eloy Martínez, Roberto Santoro, Paco Urondo, Agustín Tosco, Silvio Frondizi, Osvaldo Bayer, Eduardo Duhalde, León Rozitchner, Néstor Kohan y el propio Zito Lema, entre otros.

Poemas extraídos del libro "Como si fuera el fin del mundo", Ediciones Libros de la Calle, Luis Vilchez, año 2013.

Gota

I

La gota de lluvia cae
sobre tu pecho blanco

es enero en el tiempo
y la lluvia en tu cuerpo
es el paisaje más hermoso

suave y liviana
gota que sana
que parece de cristal

II

el silencio del barrio
se asemeja al tranquilo caminar
de estas palabras

¿serás mía hoy?  (como la lluvia)
¿seré tuyo - amor? (agüita mía)

¿dormiremos en un abrazo
de gotitas frescas
- eternamente - amor
como el rocío que se acurruca
a tus pechos amados y mojados
por gotitas de amor?

III

la gota de lluvia cae
sobre tus curvas blancas

he mojado mi rostro
en tus agüitas

y estremecido
el corazón

te canta
con la lluvia


Poesía

“...en la lucha social también por la semilla
se llega al fruto
al árbol
al infinito bosque que el viento hará cantar…”
ROQUE DALTON 

¿Cómo llegamos a acariciar 
la lluvia del enero? 

¿cuántos pies se necesitan 
para llegar a la cuna de tus pechos de agua?

hoy pongo la semilla 
te doy el don que la palabra brota en mi garganta

y llego al fruto
al árbol
como Roque

soy infinito como la mirada de aquel niño que fui
y aun me tiene

camino despacio 
por un país insano

busco el poema exacto
que me lleve a ser pájaro

y construyo como un nido del hornero
las palabras que matan al olvido

así 
la música camina por los árboles

y el aroma que nace de las flores
penetra en mi

es cierto mi amor:
la poesía es el infinito bosque de palabras 
que el viento hace cantar


Viajero

Viajando sin un peso en el bolsillo 
me voy poniendo viejo 

como si fuera un caminante 
enamorado de la lluvia

me caso con los ojos 
de la mujer que amo 

y me abrazo a las lunas 
de sus pechos de seda

palpito desventuras en medio del camino 
de un país que nunca supe  

y voy cayendo 
en las trampas de la historia

ya me envolvieron muchos
en un paquete de regalo

con destino a la basura
de un mundo de insanos

esos falsos gobernantes
que encontré en el dedo a dedo

de dos mundos
que la ruta me brindó

pero resisto
soy un hombre nuevo

llueve
pero la lluvia no ha borrado / las sendas de tu cuerpo

y yo / pájaro / vuelo / sin rumbo
ni destino

sentado en un costado de la ruta
escribo este pedazo de memorias

no hay prisa
corazón

este caminante / viaja lento... pero llega

deberé tatuarme el alma con tu rostro... para no olvidarte

Poemas extraídos del libro "Como si fuera el fin del mundo", 
Ediciones Libros de la Calle, 
Luis Vilchez, 
año 2013.

Poemas de Luis Vilchez extraídos del libro "Las Hojas", Ediciones Libros de la Calle, Compilación de Testimonios, notas, poemas, cuentos, crónicas varias, de escritores de la década del 60 y 70 que publicaron en la Editorial Papeles de Buenos Aires, Ediciones La Pluma y La Palabra dirigida por el poeta Roberto Santoro y escritores que han publicado en la Revista Cultural Latinoamericana (Guturalmente hablando) El Viento dirigida por la escritora Mónica Algarbe y el poeta Luis Vilchez. Año 2010.

Etéreo verso de amor para una compañera militante

“...Hacer del trabajo algo creador, algo nuevo...”
Ernesto CHE Guevara

Este libro es más que un libro.
Es un sueño que no tiene dueños.
Es un canto a la memoria
y es también un manto de esperanza.

No busca premios pero sí reconocimiento; no a los autores…
sino a los pájaros cantores que lo escribieron
con la convicción de poder construir
cultural y políticamente
un mundo mejor.

No busca premios pero sí reconocimiento;
a los gnomos que con terneza lo dibujaron con poesía
y le convidaron un vuelo de  gaviota.

No busca premios pero sí reconocimiento;
en tus ojos, mi amor, solo en tus ojos.

Sobre todo, este libro es un beso a tu mirada otoñal,
a tu abrazo
y a tu brazo militante.

Porque ambos sabemos que sin amor,
cultura y dedicación
no habrá revolución.
No habrá, querida mía
No habrá.

Testimonio I

Declaración Jurada

Poesía es resistir
resistir
es no bajar los brazos

La Soledad

Detrás de cada incierta puerta
año tras año
siempre me espera
la soledad

vestida como nube de algodón
mi soledad sirve café
me observa
y muy atenta
disfruta mis silencios…

en este invierno es especial
mi soledad

ha abierto todas las puertas de mi alma
se entregó desnuda al sol
serenita retoza en el césped del patio

escucha y disfruta
del canto de los pájaros
bebe agua fresca y me convida
me da palabras

yo estoy sentado
en la pradera de sus nalgas
canto con ella
me siento pájaro
vuelo sereno por el firmamento
y llego inmenso hasta la cima
de estos versos…

mi soledad es insaciable
me pide más y más incertidumbres:
¡respirá! ¡salí a pasear!
¡bañáte! ¡ve a trabajar!
¡hacé el amor! ¡sentí!

me llena el bolso y la esperanza
de palabras
así yo… enfrento al mundo…

el telón del amor
se cae y se levanta
la brisa suave
se estrella contra mi alma

y  sigo caminando mi destino
de letras solitarias
y manos solidarias…

inmediatamente
me tiento a abrir las puertas
de otras soledades

y vuelvo ha ser
por un momento inmenso
nuevamente pájaro
canto matinal
efluvio
amante insaciable

y llego al puerto fresco
de otras soledades

les cebo un mate
les hablo
les nostalgio

les hago cosquillas en el vientre
las beso y las rebeso
les cuento un poco de mi soledad
y luego marcho…

mi soledad
es muy solicitada
y es etéreamente solitaria

y a diferencia de otras soledades
mi soledad es buena…

me goza
me disfruta
me acompaña…

siempre marchando
con otras soledades
siempre en un puente
rumbo al infinito
siempre en un puerto
donde nadie llega

siempre lo incierto
lo compacto
lo concreto

siempre en los ojos
de los niños tristes
siempre guerrera
siempre protestando

siempre en las marchas
de pan y de trabajo

siempre en un río
cristalino y puro
siempre en los ojos
de mi bienamada

siempre presentes

yo
y mi soledad

Juana Koslay, jueves 16 de julio de 2009, 15: 37 horas

Poemas extraídos del libro "Las Hojas", Ediciones Libros de la Calle, Compilación de Testimonios, notas, poemas, cuentos, crónicas varias, de escritores de la década del 60 y 70 que publicaron en la Editorial Papeles de Buenos Aires, Ediciones La Pluma y La Palabra dirigida por el poeta Roberto Santoro y escritores que han publicado en la Revista Cultural Latinoamericana (Guturalmente hablando) El Viento dirigida por la escritora Mónica Algarbe y el poeta Luis Vilchez. Año 2010.

Poemas extraídos del libro "Esperándola", Ediciones Libros de la Calle, Luis Vilchez, año 2010

Traigo un querer   


Traigo un querer
para tus tantos llantos

llego cantando
lo que estoy contando

soy un hombre de río
y tú, mujer de amar

se aproximan
nuestras aguas

dulce y salado
sereno andar



Llena de dicha se ha llenado la casa 

Llena de dicha
se ha llenado la casa

su sonrisa brilló
con la mañana:

¡buenos días mi amor!
¡cuántoteamo!

han llenado el regazo
de rocío

sus palabras de amor
al bienamado

y los cerros
disfrutan su alegría

y los ríos
refrescan su ternura

cuando ella se aproxima
hasta sus labios

para decirle solo:
¡cuantoteamo!

Bendita disfonía

 No, no necesariamente todo lo poético debe ser bello

Dardo Dorronzoro

Amada: ¡escúchame!
aún conservo la voz intacta
ronca
cuerda
Goyeneche
fresca
vuela en mi canto
de juglar del pueblo

conservo la voz -yo- te lo juro

para decir poemas a las blancas lunas
para buscar belleza en estos versos frescos
para soñar… me juego por LA LUCHA

mi voz no es de unos blandos y dulces ruiseñores
no es de poetas estrictos por la rima
ni de un elegido tenor que cuentacuentos
más bien mi voz es una voz rayada
como pasta de disco del setenta
pero no ha muerto - se mantiene fresca

conservo la voz intacta

porque como Dardo Dorronzoro - yo soy un poeta
no soy un hacedor de versos bonitos
y para ser poeta debo sentir la sangre de mi pueblo
que pasa y repasa memoria por mis venas
debo sufrir el pan - la tierra triste - la injusticia
en niños Chorrilleros - del Lince o del Ampía *1

y esta escasez de abrazos y de besos
de mujeres y hombres
que quieren que compremos el amor
con tarjeta de crédito... me da asco

conservo la voz intacta - amada mía

porque sueño campesinos - obreros y maestros
y sueño sonrisas en tiernos pordioseros
para que canten sanos - radiantes y contentos…

y sobre todo mi voz canta una REVOLUCIÓN…
una cantata de ríos de sonetos
que van marchando en un panfleto añejo
con la protesta - la lucha - de mi pueblo

amada mía
yo te convoco a soñar OSADÍAS
estoy dispuesto a todo

porque (¿sabes?) aún conservo la voz intacta

El Chorrillo, domingo 6 de julio de 2008
*1 Barrios que pertenecen a la ciudad de San Luis, Argentina



Poemas extraídos del libro "Esperándola", 
Ediciones Libros de la Calle, 
Luis Vilchez, 
año 2010. 

Poemas extraídos del libro "Epitafios" (de amor y desamor), Ediciones Libros de la Calle, Luis Vilchez, año 2009

De un príncipe

Con dormir
bella durmiente
no harás la revolución

Bestiario

Se droga un niño
un angelito
le ofrece vicios

FMI

¡Banco con plata!
Se lleva todo
el pueblo paga

Desnutrición

Roberto Santoro
la combatió con poesía
pero sigue el hambre en la villa

Jugadores

Para vender una revista callejera
hay que transpirar
la camiseta

Plaza de mayo

Venciendo al miedo
la abuela loca
busca a su nieto

Poemas extraídos del libro "Epitafios" (de amor y desamor), 
Ediciones Libros de la Calle, 
Luis Vilchez, 
año 2009.